lunes, 10 de diciembre de 2007

TIPOS

Distinguimos 3 tipos de rocas en función de su origen, son los siguientes:

ÍGNEAS: Se forman por el enfriamiento de rocas fundidas (magmas). Estos magmas pueden enfriarse rápidamente en la superficie de la Tierra mediante la actividad volcánica o cristalizar lentamente en el interior, originando grandes masas de rocas llamadas plutónicas, pueden también cristalizar en grietas de la corteza dando lugar a las rocas ígneas filonianas.

METAMÓRFICAS: formadas a partir de otras rocas que, sin llegar a fundirse, han estado sometidas a grandes presiones y/o temperaturas y se han transformado cambiando su composición y/o estructura. Un ejemplo son las pizarras que se usan en tejados de casas o antiguamente en los colegios. Hay diferentes tipos de metamorfismo en función de la temperatura (Tª) y la presión (P) reinante en cada ambiente geológico.

SEDIMENTARIAS: se originan en zonas superficiales de la corteza terrestre a partir de materiales que se depositan formando capas o estratos. Son detríticas si se originan a partir de trozos de otras rocas. Químicas y orgánicas si se forman a partir de precipitación de compuestos químicos o acumulación de restos de seres vivos. Los
medios sedimentarios son muy variados y en ellos se producen multitud de rocas, cada una con una composición, textura, estructura...característica.

Composición de las rocas


Las rocas están constituidas en general como mezclas heterogéneas de diversos materiales homogéneos y cristalinos, es decir, minerales, aunque algunas están formadas como agregados de cristales o granos de un solo mineral (rocas monominerales).
Por su contribución a la composición de la roca distinguimos:
Minerales esenciales – Son los minerales que caracterizan la composición de una determinada roca, los más abundantes en ella. Por ejemplo, el
granito siempre contiene cuarzo, feldespato y mica.
Minerales accesorios – Son minerales que aparecen en pequeña proporción (menos del 5% del volumen total de la roca) y que en algunos casos pueden estar ausentes, por lo que no caracterizan a la roca de la que forman parte. Por ejemplo, el
granito puede contener zircón y apatito.

El ciclo de las rocas o ciclo petrológico

En el contexto del tiempo geológico las rocas sufren transformaciones debido a distintos procesos. Los agentes geológicos externos producen la
meteorización, erosión y sedimentación de las rocas de la superficie.
Se llama meteorización a la acción geológica de la atmósfera, que produce una degradación, fragmentación y oxidación. Los materiales resultantes de la meteorización pueden ser atacados por la erosión y transportados. La acumulación de fragmentos de roca desplazados por la gravedad forman
derrubios. Cuando cesa el transporte de los materiales, éstos se depositan en forma de sedimentos en las cuencas sedimentarias, unos sobre otros, formando capas horizontales (estratos).
Los sedimentos sufren una serie de procesos (diagénesis) que los transforman en rocas sedimentarias. Aquéllas proceden de la compactación y cementación de sedimentos; se producen en las cuencas sedimentarias, principalmente los fondos marinos.
La compactación es el proceso de eliminación de huecos en un sedimento, debido al peso de los sedimentos que caen encima. La cementación es consecuencia producida por la compactación; consiste en la formación de un cemento que une entre sí a los sedimentos (los fragmentos de rocas).